5 Razones para aprender a tocar el piano

Aprender a tocar un instrumento musical es muy beneficioso para la salud del individuo, sin embargo, si aún no ha decidido cuál instrumento puede comenzar a practicar, le invito a conocer algunas de las razones por las que aprender a tocar piano cambiará su vida, siempre para mejor.

Modifica el cerebro

Muchos científicos han demostrado a través de diversos estudios los beneficios que aporta la música en lo que respecta a la salud y bienestar de cada individuo, sin embargo, de acuerdo a ellos, aprender a tocar un instrumento como el piano crearía nuevas conexiones neurológicas, mejorando la capacidad de aprender un nuevo idioma, mejorar la concentración y la memoria, así como el control de las emociones.

Aporta bienestar y reduce el estrés

Toda la música es perfecta para controlar el estrés, sin embargo según expertos, tocar el piano es altamente beneficioso para la salud, y es que permite calmar el estrés y las angustias a las que todos somos sometidos diariamente.

Cada día se enfrentan situaciones complicadas, la rutina, los quehaceres del hogar, las responsabilidades del trabajo, alguna emergencia en la casa que haya requerido los servicios de un fontanero o un cerrajero, en fin, una serie de situaciones que pueden incrementar el nivel de estrés. Encuentre su vía de escape a través de tocar el piano, para drenar el estrés y regresar con ánimo para continuar con su vida y sus altas y bajas.

Los estudios han demostrado que tocar el piano es tan relajante, beneficioso y poderoso como el deporte físico.

Favorece a la memoria y a las capacidades cognitivas

La música en general ayuda en el desarrollo de las capacidades intelectuales, pero en el caso del piano, ésta es una disciplina exigente en la que las distracciones no existen. El pianista aprende a concentrarse en otros aspectos más importantes, como su respiración, comprender las notas, la armonía, entre muchos otros aspectos.

De esta manera aprende a controlar su mente, su concentración mejora, por ende la memoria y sus capacidades cognitivas se ven reforzadas, un aspecto muy positivo, en especial si el pianista también es un estudiante.

Aprende a ser perseverante

Para ser pianista, debe superar algunas etapas, como el periodo de aprendizaje de solfeo, el cual dura entre 1 y 2 años, así como algunos años de lecciones de piano, de esta manera progresivamente se convertirá en pianista.

Si la persona realmente desea ser pianista, sabe que debe perseverar y mantenerse en la lucha por cumplir su sueño, y a lo largo de ese camino, aprende la disciplina, así como a detectar y corregir errores.

Favorece la coordinación entre cuerpo y mente

Aprender a tocar casi cualquier instrumento musical favorece el desarrollo de habilidades motoras y de coordinación, y es porque el arte de cualquier instrumento debe existir la coordinación entre el cerebro, la vista y las manos.

Cuando el instrumento es el piano, esta coordinación es indispensable, ya que el pianista debe leer la partitura y de manera casi instantánea debe transformarla en gestos sobre el piano, sin olvidar que utiliza ambas manos de manera independiente para seguir la misma partitura.